19/2/09

x1

Hoy, después de haber intentado encontrarlo durante mucho tiempo, Carlos, que era un tipo que había aprendido a sufrir, por fin comprendió que no existía el amor.
Y es que las experiencias anteriores, que en total sumaban 14, no habían sido suficientes para confirmar su sospecha; pero aun así, el saber la verdad no dejo de ser doloroso.
Lo peor fue cuando dio la ultima mirada a Shara, talves con la ilusión de encontrar en sus ojos alguna respuesta, pero la desilusión se hizo presente, ya ni la paciencia ni la comprensión eran suficientes, lo peor fue que el creía que ella era la mujer de sus sueños, pero al parecer el no representaba nada de eso para ella.

La espera había sido dura; el deseo de que posiblemente alguna vez el sentimiento fuera correspondido le había sembrado la esperanza de que, talves día, en algún lugar no muy lejano, podría pasar que ella no mirara sobre el, que no pensara en estar en otro lugar y con otras personas cuando solo la presencia de Carlos le hacia compañía bajo el sol de la tarde.

Un suspiro se escucho en un corredor, el sonido de sus pasos estremeció las paredes, su mirada, que antes mostraba sinceridad, ahora solo generaba desconsuelo. La realidad endurece las almas de los seres humanos, la vida solo tiene sentido si se lucha por alcanzar un propósito, lo triste seria si el ultimo día en este mundo, con el ultimo aliento que se introdujera en los pulmones, se genere la reflexión de que no se alcanzo el logro, peor aun, que era el propósito equivocado, que si se hubiera tenido mas tiempo se abría escogido otro camino, pero talves seria muy tarde, talves nunca habría tiempo; de pronto la búsqueda del amor era el único objetivo de la vida, aunque seguro que pocos están es disposición de sacrificarlo todo para emprender esa búsqueda, por lo menos Carlos ya se había dado por vencido.

Una escena irreal rebotaba en su mente, no habían sido necesarias las palabras, el solo lo supo, atreverse nunca fue una opción, después de pensarlo llego a la conclusión de que nada debía ser forzado, que si algún día llegaba a ocurrir, simplemente sucedería, pasaría sin necesidad de palabras, sin que tuviera que existir un por que.
Lo que lo hacia sentir mal era que a pesar de que existieran mil opciones el no parecía estar dispuesto a intentarlo, seguir adelante requería mucho esfuerzo, mas del que el estaba dispuesto a realizar. Lo irónico del asunto era que siempre existió una posibilidad, los mensajes indirectos mostraban las puertas abiertas, las acciones las cerraban con seguro.

El olor del humo lo devolvió a la realidad, sus pasos no tenían ninguna dirección en especial, su mirada se dirigía al piso tratando de olvidar, enfocándose en algo, en encontrar un propósito por el cual vivir, propósitos habían muchos, pero ya no podía ser hipócrita consigo mismo, solo el recuerdo de un beso difuso pasaba por sus labios, por su cabeza imágenes y deseos, contradicciones y realidades.

Las ganas de seguir adelante, de luchar por los ideales, de lograr los objetivos cayo como la tarde.
¿Acaso era tan difícil ser feliz?, ¿es que acaso el no había realizado los méritos suficientes?, ¿no había sido un buen amigo a pesar de no tener amigos?, ¿acaso no era una buena persona?, de pronto se vio rodeado de mucha gente.
Carlos se sintió tan insignificante que quiso gritar, se había dado cuenta de que solamente era parte de algo, una pieza más de alguna cosa más grande, que sin importar el camino que escogiera siempre se iba a equivocar, que a pesar de estar rodeado de gente, estaba solo.

Las puertas se seguían cerrando, la lluvia en la calle mojaba las ilusiones, los pensamientos gotean por la mejilla, buscando el día en que se evaporaran, el movimiento mecánico de las personas que se jactan de saber donde están, pero que parece que no supieran para donde van, hipnotiza la mirada de los desprevenidos, un reloj marca la hora de salida, un nuevo suspiro estremece las paredes, pareciera que los caminos siempre tienen fin, por lo menos las escalas lo tienen.
Al igual que el día, la ilusión talves tenga otra oportunidad mañana, lo único que queda es intentarlo, lo único que queda es intentar vivir.
nrg 2003

No hay comentarios: